¿Quien no conoce a Larry?… este friky que ya cuenta sus 39 añitos es un viejo veterano de los videojuegos. Su aspiración siempre es la misma: ligar desenfrenadamente aunque bien pocas veces consigue su objetivo. Sus aventuras de playboy se han podido vivir desde un PC, el móvil y una videconsola.
 
 


Para encontrarse con uno de estos, hay que nadar dirección a los Mares del Sur. El cine nos ha acostumbrado a ver a los piratas como tipos duros y malvados pero casi siempre de lo más guapos y sexys.

De melenas infinitas, caracterizar a los piratas con el pelo largo no es un simple capricho. Dicen que los verdaderos piratas así lo llevaban y no por presumir sino como un salvavidas.
Si pasas casi todo tu tiempo en un barco en altamar tienes muchas posibilidades de caerte al agua en más de una ocasión. Los corsarios solían dejar su pelo crecer para que fuera más fácil rescatarlos. De ahí la expresión de "salvaese por los pelos".




Jony Deep y el Capitán Sparrow

La única condición que puso el actor para participar en la película fue que le dejaran contruir el personaje a su manera. Depp imaginaba a los piratas como una especie de estrellas del Rock de la época y dibujó a un Sparrow lleno de recuerdos de sus viajes (abalorios, dientes de oro, rastas...), con andares afeminados quizá consecuencia de andar tantos años por las cubiertas de los barcos en movimiento... de sexualidad ambigua pero con un redundante aire de un irresistible hombre sinvergüenza... de esos por los que las mujeres pierden la cabeza...



Podríamos estar hablando de una de tantas y tantas peliculas que se han grabado tomando como punto de partida esta romántica temática. Pero esa sed de libertad de los bucaneros también fue una fuente de inspiración para muchos cantantes...
A EaD le gusta ese sonido ochentero y rockanbolesco de Loquillo.

Agosto 2010 - Irene Ripoll

A la playa se puede ir a muchas cosas y entre ellas, a ligar. Lo cierto es que la figura del "latin lover" playero está de capa caída, pero hubo un tiempo en el que el veranito y la llegada masiva de extranjeras a la zonas costeras, hacía del mar y la arena el sitio ideal para ir de pesca, o mejor dicho, de caza.

 

Los ojos de un hombre del siglo XXI vienen ya subidos de tono, acostumbrados a ver tantas cosas... Pero antes, uno iba con otro ánimo a la playa, pensando en poder perderse en el escote de alguna de esas jovencitas sedientas de diversión.

 

 

EaD recupera de nuevo la pelicula Il Mostri para deneternos, en una de sus historias, fiel reflejo de ese amante lantino, que creó escuela. Dino Risi logra robarnos una sonrisa con el final de la secuencia...  

 

 

El latin lover fue evolucionando y fueron perdiendo su encanto más glamouroso para cultivar su faceta más hortera. Horneados en gimnasios, coloreados con rayos utravioletas, los 80 dan la bienvenida al denominado chulo de playa. Ese con gafas en la cabeza, algún que otro tatuaje en sus músculos y su farda bañador.

La mayoría de veces, el  físico no  acompaña al ligón de playa pero eso no les supone ningún impedimento para poner toda la carne en el asador.

 



Entre posturita y posturita para lucir su fornido cuerpo "el chuloplaya" tiene tiempo para seleccionar a una o varias víctimas y atacarlas. Por desgracia para estos especimenes, se les ve venir de lejos y sus estrategias de cortejo estan ya mucho más que trilladas.

David Hasselhoff puso imagen a ese estereotipo de nuevo ligón de playa. A pesar de que su papel era de vigilante, y que su bañador de Mitch Buchannan no era de los más ajustados algo tendría... quizá ese tufillo macarril que ya adquirió con su papel en el Coche Fantástico.

 

                

 

Los metrosexuales aparecían con el nuevo siglo. Depilados hasta las cejas, con sus cuerpos trabajados y sus tabletas de chocolate, dan un respiro a esa mala imagen que se había ganado el chulo de playa. Al menos los metrosexuales se ganan la ola por guapos y su estilo ya no huele a macarra. Además, ellos ya no van sólo a la playa a ligar, van a lucirse, a mostrarse, a provocar algun que otro suspiro entre el público femenino.

Y el metrosexuela evolucionó hasta llegar al denominado "ciclado". Ese que se hincha a hacer ciclos en el gimnasio y que se atiborra a pastillas. Los vemos en la playa con sus bíceps, triceps, pectorales y esternocleidomastoideos megadesarrollados.


Lo cierto es que que cada vez se va menos a la playa a ligar. Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza... ahora los cazadores se han trasladado a otro ámbito... allí son hábiles con los dedos y se ocultan tras la pantalla de un ordenador.
Bienvenido a la era de las redes sociales...  

 






 




 




 
COMUNIDAD EaD / MUNDO CHIC / BUENA VIDA / CABLES Y ONDAS / CULTURIZARTE / ABRACADABRA / RSS
© Factoría Ievo, S.L. - Todos los derechos reservados / CONTACTO / PUBLICIDAD / AVISO LEGAL